Noticias de actualidad, críticas de empresas/servicios, relatos por capítulos, poesía y libros. Mi portafolio artístico. -Tania G. Garmendia-

Inteligencia digestiva: Una visión holística de tu segundo cerebro. Autora: Dra. Irina Matveikova

El estómago: nuestro segundo cerebro. Aunque hay muchas personas que se han dado cuenta de que el cerebro humano -nuestra masa gris- no es el único órgano del cuerpo que recurre a la inteligencia, hay muchas otras personas que no terminan de creer tal dato. Hoy os hablamos sobre nuestro segundo cerebro, su inteligencia digestiva -independiente de las órdenes del cerebro craneal- y nos adentraremos en la visión holística que nuestro estómago tiene acerca del tema que nos ocupa.

¿Preparado/a para saber más?


Nuestro estómago, también denominado "el segundo cerebro" es mucho más que el almacén de nutrientes y desechos orgánicos en el que lo hemos convertido. Si bien es cierto que en este sentido ocupa un papel fundamental para nuestra salud, tiene otras funciones enormemente importantes y que sólo podrían ser llevadas a cabo a través de la inteligencia. Y no hablo de la inteligencia derivada del cerebro que todos conocemos a través de órdenes enviadas por éste -como podría ser el caso de cualquier otra parte del cuerpo que obedece sus órdenes-, sino de inteligencia propia, la que posee nuestro estómago.

La mayoría de las personas han podido comprobar la inteligencia estomacal a través de distintas situaciones. Sin ir más lejos, cuando nuestra lujuria particular, a través de nuestra mente o cerebro craneal nos conduce a comer algo que no es bueno para nuestro organismo en esos momentos, el estómago crea sensaciones de rechazo, intolerancia e incluso pesadez.

Es posible que tengamos hambre en esos momentos, pero el estómago puede hacerte sentir "lleno/a" si pretendes consumir algo inadecuado o pesado de digerir. Sin embargo, en esos mismos instantes, el individuo decide pensar en comer algo más ligero o saludable y dichas sensaciones y emociones corporales desaparecen como por arte de magia.

Esta es una de las funciones más básicas que nuestro segundo cerebro es capaz de hacer y se trata de una prueba más fehaciente de que nuestro estómago posee inteligencia propia.

Hay otras personas, más conscientes a nivel sensorial y emocional que llegan a la segunda fase de la inteligencia emocional: cuando su estómago les "avisa" de todas las situaciones desagradables que están por llegar: premoniciones, sensaciones, malestar... la persona puede denominarlo de la manera que estime oportuna, pero se trata de una prueba más que refutada -son demasiadas las personas que llegan a ese punto de percepción a través de su estómago-, de que éste complejo órgano posee no sólo inteligencia, sino inteligencia emocional, la cual es, a mi modo de ver las cosas, la inteligencia más transcendental.

Por ello podemos decir sin equivocarnos que el cerebro craneal forma parte de la inteligencia racional y que el cerebro estomacal es el conductor de nuestra inteligencia emocional. Cuanto mejor tratemos al estómago, mejor contacto tendremos con él  y por ende, más y mejor nos advertirá de todo lo que debamos evitar, tanto a nivel emocional como terrenal -sentimientos, situaciones y todo aquello que digerimos-, aportándonos salud y bienestar a raudales.

La ciencia respalda por completo la teoría de que es real "nuestro segundo cerebro" a través de la realidad tangible de que en nuestro estómago existen nada más y nada menos que 100 millones de neuronas...ahí es nada.

Una de las personas que mejor definen la inteligencia del estómago es la Doctora Irina Matveikova, autora del libro Inteligencia digestiva - una visión holística de tu segundo cerebro (Psicología y salud) quien aseguraba: 

«Según el entender más común, el intestino es una parte del cuerpo con forma parecida a una serpiente, que además es muy fea, maloliente y produce sonidos socialmente no aceptados. Sin embargo, poseemos un verdadero cerebro dentro de nuestras entrañas y su función neuronal resulta muy parecida a la actividad cerebral de la cabeza, de donde surge todo lo bello (…). Nuestro sistema nervioso entérico es nuestro segundo cerebro, y no se trata de una metáfora».

 

Para aquellas personas que quieran estudiar mejor sobre nuestro segundo cerebro o simplemente estar documentados, desde Diario Crítica Magazine les recomendamos la lectura de éste libro, que entre otras cosas, nos hablará sobre:

  • La hidroterapia de colon
  • Estreñimiento, laxantes e hinchazón
  •  El concepto de cerebro digestivo
  •  Envejecimiento y sistema digestivo

 

© Todos los derechos reservados. Queda prohibida, salvo excepción prevista en la Ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra (completa o parcialmente) sin contar con autorización del titular de propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados será constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (arts. 270 y ss. del Código Penal) con las consiguientes consecuencias legales contra el infractor.

Regresar al inicio

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post